PAZ

Fecha: 07-02-2008 11:30 PM


Eduardo OrozcoCada día aumenta la preocupación sobre el discurso presidencial en relación a Colombia. Lo que al principio fueron, para algunos, impertinencias típicas de un buscapleitos, ahora aparecen como amenazas reales que hay que tomar muy en serio. Es, sin duda, una situación compleja con implicaciones geopolíticas que el Presidente asume desde su perspectiva “anti-imperialista”. Pero también es una herramienta para detener su deterioro político interno y, eventualmente, evitar una derrota en las venideras eleciones de alcaldes y gobernadores. La tesis del conflicto podría ser desarrollada hasta el extremo de crear en Venezuela un Estado de Conmoción que le permita al Gobierno suspender las elecciones programadas para noviembre. Fundido el motor de la Reforma Constitucional empieza a pedir pista.

Con la ética, otra vez

  Por Gloria Cuenca (*) Si un daño ha hecho el socialismo del siglo XXI, contradictorios lectores, es haber olvidado y descalificado los post...

La página pesada de 2020

SECCIÓN: Sainete en cápsulas   José Luis Zambrano Padauy*   Ha sido un año trastornado. Sus dígitos auguraban mayores virtudes. Una num...

Expresión Libre exige la libertad inmediata del periodista Roland Carreño

A dos meses de su injusta encarcelación 26.12.2020.- Este 26 de diciembre se cumplen dos meses de la arbitraria detención del periodista Roland ...

El año del miedo y el silencio, pero también el de reinventarse

2020 quedará en la historia como un tiempo de retos para la medicina que ha tenido que plantársele a un virus que llegó de Wuhan y que no sólo ha a...

Régimen de Maduro arremete a fondo contra las ONGs

Por Gregorio Salazar (*) Una tragedia tras otra, un golpe tras otro, Venezuela vive nuevos momentos de profunda consternación tras el naufragio ...