Periodistas aprueban programa para fortalecer al CNP y rechazar la intervención oficial

Fecha: 09-08-2010 11:30 PM


XIV Convención del CNP

La ponencia presentada por el expresidente del CNP, Eduardo Orozco, con aportes de varias seccionales fue aprobada por unanimidad en la Plenaria de la Convención realizada en Caracas los días 08 y 09 de agosto de 2010

Texto de la ponencia probada por la XIV Convención del Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela:

Fortalecer al Colegio para defender la democracia

Eduardo Orozco


Antecedentes
En 1946, los periodistas reunidos en la Convención de la AVP, asociación creada en 1941, solicitaron a la Junta de Gobierno que abriera la carrera de periodismo. En 1947 se inició la carrera universitaria en la Escuela de Periodismo de la UCV.


En 1967, la AVP introduce el proyecto de Ley de Ejercicio del Periodismo e inicia una lucha que culmina el 4 de agosto de 1972 con su aprobación; la antigua Asociación se convierte en Colegio Nacional de Periodistas. En 1976, Héctor Mujica, profesor y director de la Escuela de Comunicación Social de la UCV es el primer presidente del CNP. En la presidencia de Gilberto Alcalá, se introduce en 1980 el proyecto de la reforma de la Ley que es aprobado 14 años después durante la presidencia de Eduardo Orozco.


Los empresarios de los medios agrupados en el Bloque de Prensa y en la Sociedad Interamericana de Prensa se opusieron fuertemente a la aprobación de la Ley de Ejercicio y a su posterior reforma. Cuando en 1994 el Congreso de la República, por unanimidad, aprobó la Ley de Ejercicio del Periodismo los empresarios introdujeron una demanda en el Tribunal Supremo de Justicia contra la Ley y, en 2004, el TSJ sentenció, en su resolución 1411, que la Ley debería mantener plena vigencia.


En el preámbulo de la resolución, los magistrados, citan el artículo 105 de la Constitución que señala: “La ley determinará las profesiones que requieren título y las condiciones que deben cumplirse para ejercerlas, incluyendo la colegiación”


Afirman además: “Entre las profesiones que necesitan título, en este caso universitario, se encuentra la de periodista. Hay la necesidad de que existan áreas de la vida, operadas por profesionales”.

 

Qué dice la Ley?

• La Ley señala que para ejercer el periodismo profesional es necesario estar inscrito en el CNP. Para inscribirse en el Colegio es necesario ser egresado universitario.
• La Ley establece en su artículo 5to que el CNP “es custodio y defensor del derecho del pueblo a ser y estar informado veraz e integralmente y, al mismo tiempo, del derecho del periodista al libre acceso a las fuentes informativas”
• Entre sus fines el CNP debe “Salvaguardar la libertad de expresión, el derecho de información y el derecho a la información”.
• Contribuir al fortalecimiento, ampliación y profundización de la democracia en Venezuela.
• Cooperar en el diseño de la política comunicacional del Estado venezolano.
• Establece claramente que “El secreto profesional es derecho y responsabilidad del periodista. Ningún periodista está obligado a revelar la fuente informativa de hechos de los que haya tenido conocimiento en el ejercicio de su profesión.

 

Nuevas agresiones
Cuando se produce la decisión del Tribunal Supremo de Justicia, el general Muller Rojas, destacada figura del gobierno rechaza tal decisión:

 

“El Tribunal Supremo de Justicia, en un acto que podría ser catalogado de inmoral en la actualidad, sentenció a favor de la constitucionalidad de la Ley de Ejercicio del Periodismo. Sin dudas, la sanción de ese cuestionado instrumento jurídico y su ratificación por la alta instancia jurisdiccional es contraria a valores éticos esenciales” (27-09-2004)

 

A muchos sorprendió esta declaración y, aún más, su vocero: un alto personero del partido de gobierno sin vinculaciones aparentes con el tema comunicacional. Pero recordemos que ya en la reforma Constitucional que produce la Constitución Bolivariana de 1999 se elimina el artículo 82 de la Constitución anterior que señalaba expresamente que “La colegiación es obligatoria”. La nueva Constitución dice ahora que las “leyes respectivas determinarán que profesiones se organizan en Colegios”. La Ley de Ejercicio del Periodismo y todas las leyes de colegiación pierden su base constitucional.


La declaración de Muller y la supresión del artículo 82 evidencian que existe un claro propósito político orientado a debilitar a los gremios profesionales.

 

"El año que viene vamos a discutir sobre el periodismo que se está haciendo… Tenemos ocho años con un mal periodismo y propondremos la reforma a la Ley del Ejercicio del Periodismo venezolano“. Desireé Santos. 24-11-2007. Esta fue su respuesta al inicio del proceso electoral del CNP anunciado por el CNE.

 

• Consejo Socialista de Comunicadores: “Esta Ley sólo le otorga derecho a ejercer el periodismo a los egresados de la carrera de Comunicación Social; esperamos que estas discusiones lleven acciones concretas, como la derogación de dicha Ley y la implementación de un instrumento jurídico más acorde con nuestros tiempos” (14/03/2009)

 

• Los enemigos del CNP afirman que hay que derogar la Ley para que puedan ejercer los ciudadanos que laboran en medios comunitarios.

 

Sin embargo, el parágrafo Primero del artículo 3, al referirse a las excepciones de la colegiación señala: “quedan exceptuadas las funciones de la misma índole que se ejerzan en órganos de difusión impresos, radiofónicos o audiovisuales dependientes de instituciones oficiales o privadas sin fines de lucro, de carácter cultural, sindical, religioso, científico, técnico, ecológico, vecinal o estudiantil, que tengan como único fin la información y divulgación de sus propias actividades”

 

Está claro: o no conocen la Ley de Ejercicio o manipulan a quienes no la conocen para buscar una base de apoyo y justificar la intervención gubernamental del CNP.


Algunos exdirigentes gremiales, funcionarios o con profundos nexos con el gobierno, desde hace 3 años han estado pregonando la conveniencia de derogar o reformar la Ley y convocar una “constituyente” para sustituir la actual figura de Colegio por una organización complaciente con los planes del gobierno.


De derogarse la Ley de Ejercicio del Periodismo, se elimina el título universitario como requisito para ejercer la profesión y, naturalmente, desaparece la colegiación. Es decir, el Estado desconocería el título que expiden las universidades a través de las escuelas de Comunicación Social y, de un plumazo, más de 30 mil estudiantes descubren que, el título obtenido después de 5 años de estudio no los califica para ejercer la profesión.

 

El “estado burgués”, la colegiación obligatoria y la profesionalización
Todo este plan se inscribe dentro del “objetivo revolucionario” de liquidar todas las organizaciones independientes que ellos identifican como “burguesas”.


La revolución Bolivariana, una vez copadas todas las instancias del Estado, quiere liquidar las instituciones intermedias de la sociedad: gremios, sindicatos, partidos, alcaldías, gobernaciones, Ong’s. Todo el poder para las comunas, para los consejos. Los estatutos del PSUV así lo confirman.


El proceso de debilitamiento de las organizaciones gremiales y sindicales es acompañado, paralelamente, con la aprobación en la Asamblea Nacional y mediante decretos presidenciales, de un conjunto de normas y leyes que limitan o eliminan los derechos a la libertad de expresión, el derecho a la información y el acceso a la información.
Pero la liquidación del Colegio Nacional de Periodistas no se ha cumplido. La congelación de procesos electorales durante 10 años, el acoso permanente a los periodistas, la persecución judicial, los continuos atropellos, la descalificación profesional, el cierre de medios, el encarcelamiento de periodistas, etc. no lograron doblegar a los comunicadores sociales.


El CNP, además de una institución protegida por una ley de la República, es una institución independiente, defensora de la libertad de expresión, del derecho a la información, de la tolerancia y el equilibrio informativo. Es una organización nacional respetable y la única representativa de los periodistas venezolanos. Es una institución profesional que, para la fecha de esta Convención, agrupa a 18 mil afiliados; la carrera de Comunicación Social la cursan decenas de miles de jóvenes en más de 20 universidades. Los periodistas trabajan en unos 115 diarios, más de 300 emisoras de radio privadas y otras tantas públicas, unas 50 estaciones de TV, en la administración pública central, en empresas del Estado, en gobernaciones y más de 300 alcaldías, en centenares de empresas privadas e innumerables páginas Web, así como en firmas independientes e instituciones de toda índole.


El actual proyecto hegemónico que pretende instaurar el gobierno no es compatible con la existencia de organizaciones gremiales independientes.


Ante los ataques sistemáticos contra ejercicio profesional, la libertad de expresión y a los medios de comunicación, se ha conformado una alianza entre comunicadores, medios y la opinión pública en defensa de la libertad.


El discurso y las acciones contra la propiedad privada también se expresan en las propuestas de liquidar o controlar los medios de comunicación social. La agresiva campaña contra RCTV, hasta su cierre y la actual “operación tenazas” contra Globovisión, el cierre de emisoras de radio, así como los constantes atropellos a otros medios, los ataques “seniáticos”, el cerco económico a las empresas, etc. configura una amplia y perversa estrategia para liquidar y silenciar las voces que denuncien la corrupción y expresen el sentir de quienes no están de acuerdo con los planes del Gobierno y éste, agotado ya el discurso, proclama claramente su vocación autoritaria y pasa a una estrategia de dominación.


Este plan de silenciamiento pasa por la liquidación, la dispersión, el desmembramiento, la división del Colegio Nacional de Periodistas. Además del cerco legal denunciado en tantas ocasiones, recientemente el Estado presiona con regulaciones a Internet, amenazas a la TV por suscripción, creación del Cesna, ataques contra organizaciones defensoras de la libertad de expresión como Espacio Público e Ipys.


Hay que entender, ya es hora, de que no se trata ideas aisladas, del capricho de un funcionario o de las pugnas internas de los diversos grupos oficialistas vinculados al tema. Es un plan que forma parte de una estrategia de control que se comienza a aplicar con la Constituyente y otras medidas subsiguientes:

- La eliminación del amparo constitucional (Art.82) de la Carta Magna de 1960.
- La aprobación de leyes y aplicación de decretos que crearon un férreo cerco legal contra los derechos de los ciudadanos
- La congelación de todos los procesos electorales de gremios y sindicatos.
- El saboteo de las elecciones del CNP de 2008. El llamado a la abstención.
- Se amenaza con la derogación de la Ley para disolver el CNP y convocar una “constituyente gremial”

 

En marcha la gran estafa
De nuevo surgen los más ambiguos argumentos para justificar la intervención del gobierno en el CNP. Se afirma, por ejemplo, que las nuevas tecnologías han desarrollado las potencialidades informativas de ciudadanos y comunidades que no estudiaron la carrera ni son miembros del CNP. O la aparición de centenares de medios en las comunidades que no utilizan a profesionales universitarios. Asimismo, surge el tema del crecimiento de Internet y los miles de sites que propagan información elaborada por ciudadanos sin título. Se menciona la eterna crisis ética que acompaña a la profesión desde sus pasos iniciales.


Estos son temas que, ciertamente, deben estimular debates y discusiones permanentemente entre periodistas, en las escuelas de comunicación social y en las organizaciones gremiales. El CNP debe estimular el análisis de estos asuntos y propiciar el diálogo entre todos los sectores interesados para adecuar su estructura y funcionamiento a las nuevas realidades.


Evidentemente, los cambios de hábito de los lectores tradicionales, la aparición de generaciones de nuevos consumidores que prefieren enterarse de las noticias por la web o los celulares, la disminución de la circulación de los grandes diarios, los cambios de formato de periódicos tradicionales, la aparición de la prensa gratuita, la transformación de las redacciones de los medios en las que surge un “centro web de contenidos” que elabora material para los diarios, revistas, radio, TV y celulares, etc. son fenómenos que exigen un serio estudio porque, es indiscutible, que impactan profundamente en la manera de hacer periodismo y en la evolución de los medios de información y comunicación. “En Estados Unidos se perdieron más de 24.500 empleos en el sector impreso entre septiembre de 2008 y septiembre de 2009; y 166 diarios cerraron o eliminaron su edición impresa desde enero de 2008” afirma el experto español Toni Piqué en su blog quien, por cierto, asistió al Seminario Diseño de la Información en días pasados en Caracas. Afirmaciones similares vemos en las notas de todos los estudiosos del tema y hay que tomarlos en serio.


Pero quienes pretenden liquidar a las organizaciones gremiales no mencionan la necesidad de una mejor formación profesional para asumir los nuevos retos que impone el desafío tecnológico. En sociedades en las que los ciudadanos reciben información por diversas vías en cantidad incuantificable, se hace indispensable una óptima formación profesional para clasificar, valorar, jerarquizar y resumir la inmensa cantidad de información que se produce cada minuto.


Nada se dice de la necesidad de perfeccionar los mecanismos de las sociedades democráticas para garantizar la transparencia informativa sin manipulaciones ni censura. Algunos ignoran, deliberadamente, la urgente necesidad de consolidar las garantías legales sobre el derecho al acceso a la información que tienen periodistas y ciudadanos
A estas alturas la pregunta es: ¿Para estudiar estos temas y debatir sobre sus consecuencias es necesario que el gobierno intervenga a las organizaciones gremiales?


Quienes deslizan estos argumentos a favor de una “constituyente” expropiadora de los derechos de los periodistas son los mismos que desvían la mirada cuando los militares irrumpen en la redacción de un diario para confiscar una cámara fotográfica con imágenes que incomodan al gobierno. Son los mismos que levantan la voz para pronunciar la palabra “ética” y son incapaces de reclamar justicia cuando los agresores de 12 trabajadores de la prensa de la Cadena Capriles, a un año de aquel atropello, siguen muy risueños sin que ninguna autoridad oficial investigue el caso.


Se utiliza un discurso barnizado de profesionalismo para disfrazar la complicidad de un grupo de oportunistas con el verdadero objetivo del gobierno: debilitar a las organizaciones gremiales y dejar a los periodistas desnudos e indefensos ante el monstruo de este Estado voraz.


Deberían ser más claros cuando proponen una “constituyente” y definir, por ejemplo, quiénes formarían parte de dicho encuentro. Esta “constituyente” para definir el futuro del CNP estaría integrada por periodistas o sería una “asamblea tumultuaria”?


Entre quienes proponen este mecanismo hay algunos exdirigentes gremiales, varios profesores universitarios de Comunicación Social y experimentados profesionales quienes deberían pronunciarse, sin ambigüedades, sobre temas como: la eliminación del CNP y el grado de independencia del organismo sustitutivo, el desconocimiento del título universitario de los comunicadores sociales, los integrantes de la “constituyente”, la propiedad de los medios, la contratación colectiva, el derecho a la información, el acceso a la información, la libertad de expresión, el derecho al secreto profesional, las normas éticas de la profesión, etc.


Es absurdo que, quienes niegan la pertinencia de la formación universitaria, pretendan enseñar periodismo en las escuelas de comunicación social. Sus alumnos deberían exigirles una explicación.


Considero que debemos estar abiertos a este y otros debates que nos permitan avanzar y evolucionar como ciudadanos libres, como profesionales y como institución gremial independiente. Como dice Alonso Moleiro: El que quiera discutir que se presente en el Colegio Nacional de Periodistas, -ese que tanto defendieron antes de que les pareciera loable lo que ahora no les gusta- y presente sus postulados. El tema de la colegiación, obligatoria o no, debe ser estudiado sin prejuicios de ninguna naturaleza y siempre debemos estar dispuestos a superar nuestra actual condición por formas y estructuras que garanticen la unidad y la fortaleza de nuestra organización en un entorno de respeto, libertad y trasparencia. Asimismo, debemos ser irreductibles en la defensa de la superación, la formación profesional, la especialización y las mejores condiciones laborales que garanticen un digno ejercicio profesional al servicio de la libertad y los derechos ciudadanos.


Debemos ir al encuentro con aquellos que comparten nuestras luchas pero mantienen reservas en relación a la pertinencia del CNP como organización gremial. Hay personalidades, medios e instituciones que no le dan al CNP el reconocimiento que se merece una institución que ha demostrado a lo largo de toda su existencia su apego a los principios de la democracia y su solidaridad con todos aquellos que sufren atropellos. Es hora de desplegar todos nuestros recursos, en un ambiente de respeto y tolerancia, de unidad y amplitud, con decisión y valentía, para consolidar definitivamente al Colegio como el instrumento fundamental de defensa de los derechos ciudadanos.
El fortalecimiento del Colegio Nacional de Periodistas, como la institución de los periodistas y comunicadores sociales venezolanos, como el gremio defensor por excelencia de la libertad de expresión exige el inicio de una nueva etapa de su evolución adelantando, en todo el país, las siguientes iniciativas:

 

- Jornadas de análisis de la Ley de Ejercicio del Periodismo en todas las seccionales que culmine con un Secretariado Nacional ampliado con el objetivo de ratificar su vigencia como instrumento fundamental de protección del ejercicio profesional y de los derechos ciudadanos en materia de libertad de expresión y derecho a la información.


- Rechazar cualquier intento de intervención extraña en la vida del CNP que menoscabe la vigencia de la Ley y vulnere los principios que garantizan el ejercicio profesional y los derechos ciudadanos.


- Realizar Asambleas Generales en todas las seccionales para dar a conocer estos acuerdos en defensa de la Ley y de fortalecimiento del Colegio Nacional de Periodistas.


- Firmar convenios con las Escuelas de Comunicación Social para defender el título universitario y acordar mecanismos de pasantías para los estudiantes. Programa de debate y diálogo sobre la formación profesional, compromiso ético y promoción y defensa de los derechos ciudadanos. Acordar programa de actividades con los centros de Estudiantes de Comunicación Social de todas las universidades.


- Acuerdo estructural con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa para incorporar en los convenios profesionales el requisito del título universitario de Comunicador Social y otros temas en beneficio de la calidad de la relación laboral. Autorizar a cada seccional para representar a nuestros afiliados y asumir la representación laboral para lograr condiciones mínimas de calidad en el ejercicio profesional.


- Activar la relación y solidaridad con otros gremios profesionales que también están amenazados por la arremetida oficial. Fortalecer los acuerdos intergremiales a nivel nacional y regional.


- Activar los planes del Instituto de Mejoramiento Profesional e integrar a todas las seccionales priorizando las áreas donde inciden las nuevas tecnologías.


- Formalizar y consolidar una relación respetuosa y sincera con los medios de comunicación, ONG’s, sector público y empresa privada con bases mínimas de reconocimiento y colaboración mutua.


- Asesorar a las organizaciones de ciudadanos en el uso de las nuevas herramientas comunicacionales y desarrollo de sus derechos civiles: libertad de expresión, derecho a la información, acceso a la información, etc.


- Intensificar la relación con las organizaciones de periodistas de América latina y el mundo. Estudiar la factibilidad de realizar un evento internacional en Caracas sobre la profesionalización y la defensa de condiciones democráticas para el ejercicio profesional. Asimismo estudiar la pertinencia de encuentro binacionales con países vecinos.

 

Caracas, agosto de 2010.
A 28 años de la aprobación de la Ley de Ejercicio del Periodismo.

 

Foto: Momento de la exposición de Eduardo Orozco junto a la directiva de la Mesa 1 de la Convención.
 

Biden y Venezuela: ¿qué esperar?

Por Carlos Roa (*) Cuando ha comenzado la transición presidencial en Estados Unidos –aunque el actual mandatario Donald Trump insiste en recurso...

Periodistas exigen unidad opositora para salvar la Democracia

En carta dirigida al Presidente (E) Juan Guaidó y al liderazgo opositor, más de 200 periodistas venezolanos, declaran: “Hoy más que nunca, en estos...

Con la ética, otra vez

  Por Gloria Cuenca (*) Si un daño ha hecho el socialismo del siglo XXI, contradictorios lectores, es haber olvidado y descalificado los post...

La página pesada de 2020

SECCIÓN: Sainete en cápsulas   José Luis Zambrano Padauy*   Ha sido un año trastornado. Sus dígitos auguraban mayores virtudes. Una num...

Expresión Libre exige la libertad inmediata del periodista Roland Carreño

A dos meses de su injusta encarcelación 26.12.2020.- Este 26 de diciembre se cumplen dos meses de la arbitraria detención del periodista Roland ...