"El modelo cubano ya no funciona ni para nosotros" dijo Fidel

Fecha: 08-09-2010 11:30 PM


Entrevista de la revista The Atlantic

Fidel Castro respondió así al periodista Jeffrey Goldberg que le preguntó si valía la pena exportar la revolución. Goldberg es un veterano corresponsal en zonas de conflicto y autor del libro Prisoners: A Story of Friendship and Terror

WASHINGTON.- Después de sorprender días atrás al disculparse por la homofobia de su régimen, Fidel Castro, el líder histórico de la Revolución Cubana, y hasta ahora su más férreo defensor, fue más allá y admitió a la revista The Atlantic que "el modelo cubano no funciona" en la propia isla.


"El modelo cubano ya ni siquiera funciona para nosotros", confesó Castro al periodista Jeffrey Goldberg, de la revista de izquierda The Atlantic, según la entrevista publicada ayer en el sitio de Internet de ese medio www.theatlantic.com .


El líder cubano, que impuso el comunismo hace 51 años en Cuba, contestó de esta forma a la pregunta de Goldberg sobre si esa fórmula merecía ser exportada a otros países. El periodista estadounidense-israelí, que visitó Cuba a fines de agosto por invitación de Castro, no ofrece en su reportaje más declaraciones sobre el tema. Pero luego cita a la especialista estadounidense Julia Sweig, que lo acompañó en su viaje, y matiza la respuesta del ex presidente cubano.


"[Castro] no estaba rechazando las ideas de la revolución. Lo interpreté como un reconocimiento de que bajo el «modelo cubano» el Estado tiene un papel demasiado grande en la vida económica del país", dijo Sweig a Goldberg.


A juicio de esta experta, del think thank estadounidense Council on Foreign Relations, la intención detrás de las palabras de Castro podría ser la de "crear espacio" para su hermano y actual presidente, Raúl Castro, para que pueda aplicar las "reformas necesarias, frente a lo que seguramente encontrará resistencias de los comunistas ortodoxos".
Desde su regreso a la vida pública hace dos meses, Fidel Castro ha dedicado numerosos artículos de opinión,

entrevistas de prensa y apariciones públicas a hablar del peligro de una guerra nuclear mundial. Sin embargo, hasta ahora había evitado cualquier alusión a la situación interna en Cuba o a la política seguida por su hermano Raúl, a quien entregó la presidencia en julio de 2006, cuando estuvo al borde de la muerte por una grave dolencia intestinal.


A los pocos meses de su llegada al poder, Raúl Castro anunció "cambios estructurales y de conceptos" en el sistema económico de la isla, aunque las autoridades cubanas aseguran que no se abandonará el socialismo en pos del libre mercado. Recientemente acordó la liberación de decenas de presos políticos después de una sorpresiva negociación con la Iglesia Católica.


La crisis de los misiles
Entrevistado a lo largo de varios días por el periodista estadounidense, Fidel Castro no sólo se mostró crítico con el modelo cubano sino que también se arrepintió de la crisis de los misiles de 1962.


"Después de haber visto lo que he visto, y sabiendo lo que sé hoy, definitivamente no valía la pena", dijo, al arrepentirse de haber pedido en 1962 al líder soviético Nikita Khruschev, durante la crisis de los misiles, que atacara a Estados Unidos con armas nucleares si era necesario.


Días antes había pedido perdón por las políticas de su régimen por las que centenares de homosexuales fueron enviados a las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (campos de trabajo forzado) bajo la acusación de ser contrarrevolucionarios.


Oficialmente retirado desde 2006, Castro también explicó al periodista estadounidense que en su opinión el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad no debería negar el Holocausto judío ni difamar a ese pueblo.


"No creo que nadie haya sido más difamado que los judíos. Diría que mucho más que los musulmanes. Han sido difamados más que los musulmanes porque son culpados y calumniados por todo. Nadie culpa a los musulmanes de nada", le dijo Castro a Goldberg.


El periodista, que describe al líder cubano de 84 años como "frágil" pero con la mente "aguda" y con "gran energía", fue invitado por el propio Castro, quien se interesó en un artículo suyo sobre las tensiones entre Irán e Israel.


Fidel habló durante horas con él y lo llevó incluso a visitar el acuario de La Habana para presenciar un espectáculo. Castro pareció relajado en todo momento, según Goldberg, quien lo vio comer de modo normal y tomar una copa de vino.


La Nación. Buenos Aires. Agencias AFP y DPA

Biden y Venezuela: ¿qué esperar?

Por Carlos Roa (*) Cuando ha comenzado la transición presidencial en Estados Unidos –aunque el actual mandatario Donald Trump insiste en recurso...

Periodistas exigen unidad opositora para salvar la Democracia

En carta dirigida al Presidente (E) Juan Guaidó y al liderazgo opositor, más de 200 periodistas venezolanos, declaran: “Hoy más que nunca, en estos...

Con la ética, otra vez

  Por Gloria Cuenca (*) Si un daño ha hecho el socialismo del siglo XXI, contradictorios lectores, es haber olvidado y descalificado los post...

La página pesada de 2020

SECCIÓN: Sainete en cápsulas   José Luis Zambrano Padauy*   Ha sido un año trastornado. Sus dígitos auguraban mayores virtudes. Una num...

Expresión Libre exige la libertad inmediata del periodista Roland Carreño

A dos meses de su injusta encarcelación 26.12.2020.- Este 26 de diciembre se cumplen dos meses de la arbitraria detención del periodista Roland ...