Realidad Vs Propaganda

Fecha: 18-07-2021 03:26 PM


Eduardo Orozco

 

La reciente explosión social que estremeció a Cuba, con serias repercusiones en la política latinoamericana y mundial, coloca de nuevo en discusión el tema del poder de la ideología frente a las realidades concretas de los ciudadanos.

     Las ideologías tratan de canalizar y controlar las esperanzas, resentimientos y creencias de los ciudadanos ofreciendo un mañana lleno de logros y satisfacciones. La evolución de las sociedades está marcada por acontecimientos explosivos que ponen término a situaciones de dolor, sufrimientos y carencias no satisfechas por los dueños del poder. Si no existen puentes de transición que conduzcan a los cambios anhelados mediante una evolución pacífica, la presión acumulada puede estallar violentamente acelerando los cambios .

     El término “revolución” está vinculado, históricamente a violentas transformaciones sociales y políticas que buscan implantar un régimen de justicia y libertad para sustituir al anterior régimen de represión y pésimas condiciones de vida.

     La historia nos enseña que la revolución francesa y la revolución rusa fueron estallidos necesarios e inevitables que, aunque liquidaron una situación negadora de todos los derechos fundamentales del hombre, no crearon aquella sociedad prometida. Los revolucionarios franceses, a partir del “terror”, crearon las condiciones para el despotismo de Bonaparte y los revolucionarios soviéticos implantaron una férrea dictadura de inspiración comunista que se extendió a varios países de Europa del Este después de la II Guerra Mundial con la derrota del nazismo.

     Los “revolucionarios” se pusieron de moda y, sobre esa ola, ahora con la promoción de la ideología, fue posible la “revolución” cubana, legitimada por la lucha contra el gobierno militar de Batista y con amplio respaldo internacional.

     La propaganda “revolucionaria” se propagó rápidamente e inspiró a generaciones de latinoamericanos y, al mismo tiempo, ocultó las miserias del régimen comunista, al extremo de hacer “invisibles” los efectos devastadores de la “dictadura del proletariado” en los pueblos sojuzgados, tanto en Europa del Este como en Cuba.

     Miles de latinoamericanos que visitaban ilusionados la isla eran ciegos ante el evidente deterioro, la falta de libertad y la pobreza que sufrían los cubanos bajo la “revolución”.

     Y se derrumbó el muro de Berlín.

     Fue la primera demostración de que la propaganda y la represión pueden ser derrotadas por los anhelos de libertad de la gente. En 1989, sin periódicos y sin internet se abrió paso la protesta que dio inicio al derrumbe de la Unión Soviética. Un gigante derrotado por el sentido común.

Pero Cuba siguió bajo el férreo control del Partido Comunista y luego logró canalizar la “revolución bolivariana” en Venezuela.

     Pero el control de los medios de comunicación y la intensa propaganda ya no pueden ocultar el desastre causado por los gobiernos totalitarios de inspiración marxista. Hoy es evidente el estruendoso fracaso ideológico, social y político del castrismo que se tambalea ante la reciente ola de masivas protestas del pueblo cubano en diversas ciudades y poblados de la isla. Reclaman libertad y el cese del comunismo. Ya salieron a las calles a gritar sus reclamos. Es muy difícil que vuelvan a encerrarse en el silencio y la resignación.

     La realidad reclama de nuevo la atención de la gente y exhibe la verdadera imagen de miseria y represión que pretenden ocultar los funcionarios, los “simpatizantes”, los “tontos útiles”, o  los “enchufados” de siempre.

     El término “revolución” cae en el desprestigio y el fracaso no se puede ocultar con propaganda.

Cuba y Nicaragua: necesitamos recuperar el espacio cívico democrático

(Caracas, 20/07/2021). Las organizaciones venezolanas que suscriben este comunicado rechazan categóricamente la represión y restricciones ilegítima...

Realidad Vs Propaganda

Eduardo Orozco   La reciente explosión social que estremeció a Cuba, con serias repercusiones en la política latinoamericana y mundial, coloc...

Entre rebote y rebote la noticia se globaliza

Por Luis Zambrano  * En la medida del avance las tecnologías de la guerra y de la comunicación, la noticia se vuelve vieja, y pierde vigencia al...

Marcelino Bisbal: “El comunicador responsable no es un Pilatos que se lava las manos”

“Nuestra condición de profesionales que buscamos la verdad en el horizonte de nuestro trabajo no nos permite caer en el cinismo de quien afirma “t...

En este país es necesario “construir enemigos”

Por Elsy Manzanares (*)   Construir un enemigo en un país como el nuestro, donde se vulneran los derechos humanos, la mentira es “un parte de...