Se busca legalizar a un grupo de aventureros que hacen diariamente propaganda política

Fecha: 09-07-2009 11:30 PM


La opinión de Juan Páez Ávila, profesor universitario

Los estudios universitarios están orientados a dotar de una herramienta cultural y técnica a los miles de jóvenes que aspiran coronar una carrera de nivel superior

Eliminar el requisito de los estudios universitarios para ejercer el periodismo no sólo sería abrirle las puertas al piraterismo intelectual de personas sin calificación profesional alguna, aunque haya excepciones, sino también liquidar más de 20 escuelas de Comunicación Social que existen en diversas universidades del país y desaparecer el Colegio Nacional de Periodistas, que ha dignificado en nuestro país el ejercicio de esta profesión.


Los estudios universitarios están orientados a dotar de una herramienta cultural y técnica a los miles de jóvenes que aspiran coronar una carrera de nivel superior, ingresar a los medios respectivos de acuerdo con su especialidad y culminar en el ejercicio de una profesión cuyo dominio exige amplios conocimientos del idioma y de las técnicas de redacción.


Lo que se pretende con la reforma de La Ley del Ejercicio del Periodismo en general y con la eliminación de los estudios universitarios para ejercer el periodismo, es legalizar a un grupo de aventureros que hacen diariamente propaganda política en favor de una ¨revolución¨ ineficiente y corrupta, a través de periódicos, emisoras de radio y televisión financiados con dineros públicos, sin rendirle cuentas a nadie, repitiendo los insultos y las procacidades que semanalmente emite el jefe único.


Las excepciones de Gabriel García Márquez y Ernest Heminway, para citar dos premios Nobel de Literatura, que empezaron ejerciendo el periodismo después de iniciar estudios universitarios en ramas distintas del saber humano, no tienen émulos en ninguno de esos bachilleres de pacotilla que han asaltado ilegalmente el ejercicio del periodismo en los medios de la hegemonía comunicacional del gobierno.


Es evidente que para hacer propaganda política utilizando un lenguaje procaz, no se requieren estudios universitarios, pero para dignificar el ejercicio de una profesión como el periodismo, no sólo es necesaria una educación de nivel superior, sino también una dedicación a la lectura y al estudio durante toda una vida.


Juan Páez Ávila

Cuba y Nicaragua: necesitamos recuperar el espacio cívico democrático

(Caracas, 20/07/2021). Las organizaciones venezolanas que suscriben este comunicado rechazan categóricamente la represión y restricciones ilegítima...

Realidad Vs Propaganda

Eduardo Orozco   La reciente explosión social que estremeció a Cuba, con serias repercusiones en la política latinoamericana y mundial, coloc...

Entre rebote y rebote la noticia se globaliza

Por Luis Zambrano  * En la medida del avance las tecnologías de la guerra y de la comunicación, la noticia se vuelve vieja, y pierde vigencia al...

Marcelino Bisbal: “El comunicador responsable no es un Pilatos que se lava las manos”

“Nuestra condición de profesionales que buscamos la verdad en el horizonte de nuestro trabajo no nos permite caer en el cinismo de quien afirma “t...

En este país es necesario “construir enemigos”

Por Elsy Manzanares (*)   Construir un enemigo en un país como el nuestro, donde se vulneran los derechos humanos, la mentira es “un parte de...