Ser periodista

Fecha: 19-05-2009 11:30 PM


Tomado de El Nuevo Herald

Pocas veces, como ahora, ha sido tan peligroso ser un periodista independiente en América Latina. Pero, también, pocas veces como ahora ha sido tan importante y necesario serlo.

Jorge Ramos Avalos

Tengo tres ejemplos extraordinarios de la urgente necesidad de periodistas críticos e independientes para que no se desmoronen las democracias en América Latina. En México, Guatemala y Venezuela hay periodistas -pocos- que están haciendo las preguntas incómodas y las investigaciones a fondo que, en realidad, les correspondería hacer a las autoridades y a la policía. Pero como nuestros sistemas de justicia son tan débiles y corruptos esa labor fiscalizadora ha caído casi totalmente en unos cuantos reporteros y entrevistadores. Empecemos con México, donde la periodista Carmen Aristegui --de CNN en Español, MVS y el diario Reforma-- entrevistó al ex presidente Miguel de la Madrid (1982-1988). Eso es noticia porque los ex presidentes mexicanos suelen ser mudos, desmemoriados o las dos cosas. De la Madrid, antes de retractarse por motivos de salud, acusó a otro ex presidente, Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), de corrupción y enriquecimiento ilícito. ''Miguel de la Madrid estaba en plena conciencia de lo que estaba diciendo'', me dijo Carmen en una entrevista desde Ciudad de México. Pero Salinas de Gortari negó inmediatamente los cargos en una carta que se hizo pública y aclaró que todo lo que hizo como presidente fue amparado por la Constitución.

Este viejo asunto se resolvería para todos --incluyendo para Salinas-- si supiéramos exactamente cómo se gastaron los 854 millones de dólares de la llamada ''partida secreta'' durante su presidencia. Así de fácil.

Pero lo verdaderamente surrealista es que las acusaciones de De la Madrid no culminaron en ninguna investigación oficial ni en un serio debate en el Congreso. No pasó nada. Y el gobierno de Felipe Calderón se quedó callado. A veces parecería que en México nunca pasa nada.

¿Tienes miedo?, le pregunté a Carmen. ''El miedo inmoviliza y yo no quiero que ni mi tarea, ni la de mis compañeros periodistas, esté inmovilizada por el temor'', me contestó. ``México es un país en donde la tarea periodística es una tarea de alto riesgo; lo digo por los colegas periodistas que han sido asesinados en una lista ya demasiado larga, con una impunidad rampante''.

En Guatemala también fue otro periodista quien sacó a la luz lo que muchos hubieran preferido esconder. El periodista y conductor radial de Emisoras Unidas, Mario David García, dio a conocer el video en el que el abogado Rodrigo Rosenberg acusa al presidente Alvaro Colom de su muerte. Rosenberg, padre de cuatro hijos, fue asesinado frente a su casa hace unos días. Su muerte ha sumido a Guatemala en una seria crisis política.

Mario David García grabó ese video con Rosenberg el jueves 7 de mayo ''como un testimonio periodístico''. Ese ''testimonio'' ha hecho que la oposición pida que el presidente Alvaro Colom deje la presidencia, al menos mientras se realizan las investigaciones. Pero ahora García siente que hay una ''campaña de persecución e intimidación'' en su contra.

''A uno le dicen: cuídese, cuídese'', me comentó Mario en una conversación que tuve con él desde Ciudad de Guatemala. ''Hoy en Guatemala, cuando a uno lo ataca directamente el presidente, como me ha atacado, uno sí sabe que tiene que ser extremadamente prudente''. Y para Mario eso significa evitar lugares públicos.

Alberto Federico Ravell, el director general del canal de televisión Globovisión en Venezuela, también sabe lo que es ser perseguido. ''Este es un canal que lleva 10 años amenazado por el presidente Chávez'', me comentó desde Caracas. ``Y en vez de haber bajado la guardia, decidimos dar la pelea y defender la democracia''.

Chávez ha amenazado con cerrar Globovisión, uno de los pocos medios periodísticos independientes en Venezuela. Y esto es lo que el presidente venezolano ha dicho, concretamente, sobre Ravell: ``Es un loco con un cañón. Lo digo yo: eso se va a acabar. O me dejo de llamar Hugo Rafael Chávez Frías''.

Pero Ravell no se va. ''Tenemos información de que el cierre [de Globovisión] podría ser inminente'', me comentó. ''Pero yo no puedo irme de Venezuela''. Ravell se queda a luchar por los poquitos espacios libres que aún quedan para la prensa independiente en Venezuela.

Carmen, Mario y Alberto son indispensables en México, Guatemala y Venezuela. Dicen lo que otros callan. De hecho, son más necesarios que nunca.

No hay democracia sin periodismo libre. Y en una época en que muchas democracias latinoamericanas han dado una vuelta hacia el populismo y el autoritarismo, les corresponde a los periodistas denunciar los abusos de los que tienen el poder, dentro y fuera del gobierno.

Pocas veces, como ahora, ha sido tan peligroso ser un periodista independiente en América Latina. Pero, también, pocas veces como ahora ha sido tan importante y necesario serlo.

Fuente: http://elnuevoherald.com/opinion/v-fullstory/story/453171.html--

 

Cuba y Nicaragua: necesitamos recuperar el espacio cívico democrático

(Caracas, 20/07/2021). Las organizaciones venezolanas que suscriben este comunicado rechazan categóricamente la represión y restricciones ilegítima...

Realidad Vs Propaganda

Eduardo Orozco   La reciente explosión social que estremeció a Cuba, con serias repercusiones en la política latinoamericana y mundial, coloc...

Entre rebote y rebote la noticia se globaliza

Por Luis Zambrano  * En la medida del avance las tecnologías de la guerra y de la comunicación, la noticia se vuelve vieja, y pierde vigencia al...

Marcelino Bisbal: “El comunicador responsable no es un Pilatos que se lava las manos”

“Nuestra condición de profesionales que buscamos la verdad en el horizonte de nuestro trabajo no nos permite caer en el cinismo de quien afirma “t...

En este país es necesario “construir enemigos”

Por Elsy Manzanares (*)   Construir un enemigo en un país como el nuestro, donde se vulneran los derechos humanos, la mentira es “un parte de...