Un mundo de complicidades

Fecha: 12-09-2021 03:47 PM


Por Luis Zambrano (*)

La captura del multimillonario Alex Nain Saab Morán en Cabo Verde, y en Madrid del mayor general venezolano Hugo Armando Carvajal Barrios, mejor conocido como el Pollo Carvajal, ponen al descubierto a ese mundo de complicidades de algunas potencias con el crimen organizado, queriendo hacer ver y notar en esos personajes y sus andanzas, como elementos normales de la geopolítica mundial.

Nadie en Venezuela sabía, ni el gobierno dijo alguna vez, que Alex Saab, siendo un mediano comerciante de la costa pacífica de Cartagena, tuviese el rango diplomático que ahora ostenta entre rejas y con la inminente extradición hacia Estados Unidos. 

Jamás hubo un acto público donde se le diera ese rango de plenipotenciario, más si se trataba de un poderoso hombre de negocios que iba a invertir en Venezuela.  Gracias al dinero mal habido a través de las cajas Claps, pudo comprarse un avión y recorrer los cuatro continentes haciendo turismo empresarial en desmedro de los venezolanos.

No se sabe a ciencia cierta, si ese escalafón diplomático se lo dieron apenas cayó en desgracia para tratar de sacarlo de apuros, o si en realidad, temiendo el largo brazo de la CIA y del FBI e Interpol se lo otorgaron para evadir cualquier operativo en los carísimos hoteles y bares de París a donde concurría con hermosas damas, según se ha mencionado en un libro que acaba de salir a la venta en Estados Unidos.

Nunca se dio a conocer el nombre de ese hábil empresario colombiano que arriesgaría millones de dólares para construir cientos de casas en Fuerte Tiuna.

La ex senadora colombiana Piedad Córdova si lo sabía y lo metió en las altas esferas del gobierno de Hugo Chávez. Todo una complicidad interna, externa, nacional e internacional. Cabe pensar que, si desde un principio sus actuaciones estaban ya trazadas y planificadas para ser testaferro y manejar grandes negocios, era lógico que no se le diera publicidad para no ponerlo a la vista de la opinión publica. A ese poder de la información, es al que le tienen terror los comunistas y sus socios. No les gusta la libertad de prensa para no ser fotografiados en actos comprometedores, solo lo hacen para la prensa oficial. Los socialistas estuvieron siempre acostumbrados a las grandes cámaras de fotografía o de televisión, a las que siempre evaden si andan en malos pasos.    Pero nunca se pasearon por la idea que un simple teléfono inteligente los pondría al descubierto en sus desmanes.

Menos se imaginaron la utilidad de los satélites usados por las grandes potencias en misiones de espionaje a sus adversarios. Y, así como China, Corea del norte, Rusia, Japón e Irán monitorean a los americanos, el Reino Unido, España, Francia, Italia e Israel, a su vez, hacen lo propio y con más ventaja.

 El pollo Carvajal no se cuidaba mucho de la DEA, pero le temía a los satélites y por eso el balcón de su apartamento lo había cubierto de matas para no ser detectado. Tampoco cayó en cuenta, en dos inmigrantes venezolanos, trabajadores de Globo, que le hacían Delivery a su guarida. Ellos seguramente cobrarán la jugosa recompensa de los 10 millones de dólares.

Si la geopolítica mundial del crimen organizado, llegara a frenar a la DEA, por influencia de Rusia al considerar que las negociaciones en México serían afectadas si ocurre la extradición de Hugo Carvajal a los Estados Unidos, la justicia americana no pudiera recolectar esa valiosa información en poder del “polllo”, acumulada durante sus 13 años en los servicios de la inteligencia militar de Venezuela. El 21 de noviembre cesa en el cargo como diputado de la Asamblea Nacional por el Estado Monagas.

Hugo Carvajal, nacido en Puerto La Cruz en 1960, fue designado por Chávez para modernizar los servicios de información e inteligencia de Las Fuerzas Armadas y gran parte de ese proyecto se apoyaba en el uso del satélite Simón Bolívar, puesto en servicio el 29 de octubre del 2008, hasta el 3 de marzo del 2020 cuando se salió de orbita y se perdió, por una pésima operación de los técnicos en tierra. Hugo Carvajal tuvo a cargo del rescate del empresario Richard Bulton, secuestrado por la guerrilla colombiana. “La justicia tarda pero no olvida.”

 

*Miembro de Expresión Libre. CNP  3.566.

Cuba y Nicaragua: necesitamos recuperar el espacio cívico democrático

(Caracas, 20/07/2021). Las organizaciones venezolanas que suscriben este comunicado rechazan categóricamente la represión y restricciones ilegítima...

Realidad Vs Propaganda

Eduardo Orozco   La reciente explosión social que estremeció a Cuba, con serias repercusiones en la política latinoamericana y mundial, coloc...

Entre rebote y rebote la noticia se globaliza

Por Luis Zambrano  * En la medida del avance las tecnologías de la guerra y de la comunicación, la noticia se vuelve vieja, y pierde vigencia al...

Marcelino Bisbal: “El comunicador responsable no es un Pilatos que se lava las manos”

“Nuestra condición de profesionales que buscamos la verdad en el horizonte de nuestro trabajo no nos permite caer en el cinismo de quien afirma “t...

En este país es necesario “construir enemigos”

Por Elsy Manzanares (*)   Construir un enemigo en un país como el nuestro, donde se vulneran los derechos humanos, la mentira es “un parte de...