Un zarpazo más contra la salud y la academia

Fecha: 25-07-2019 04:06 PM

Elsy salud

La Facultad de Medicina Luis Razetti pende de un hilo

Por Elsy Manzanares (*)

Para nadie es un secreto el deterioro de la salud en el país, no se trata solo de la escasez de los medicamentos, insumos e inclusive médicos y personal de todo tipo que labora en hospitales y clínicas, sino de la ausencia de esperanza por parte de este régimen en resolver algo que tenga que ver con este rubro.

Hace un poco más de 2 años, un médico del Hospital Clínico Universitario —hoy como tantos, fuera del país— impactado, me contaba que en la planta baja de ese hospital se conseguía cualquier cantidad de comida insalubre ante la mirada irresponsable del propio director del hospital. Pensó que tenía que hablarle a este director y alertarlo sobre los peligros inminentes que podía ocasionar esa comida, aunque sabía que haría caso omiso, así fue su respuesta: «Tenemos que dejarlos allí porque esa es gente nuestra y no los podemos molestar». Se refería a gente de su partido, es decir, del PSUV.

Este año con el apagón, médicos y familiares de pacientes de ese hospital denunciaron la muerte de unas 10 personas, sumándose esta denuncia a las múltiples que han evidenciado el colapso operativo que viene padeciendo este hospital desde hace varios años.

Hoy el Hospital Clínico Universitario se ve amenazado, no solo por la cruel desasistencia y descuido, sino porque un nuevo reglamento pretende oficializar la apropiación de esa institución, poniendo en riesgo la salud -esta vez- de la Escuela de Medicina de la Universidad Central de Venezuela, Luis Razetti.

La satanización de estas decisiones obliga a la Facultad de Medicina de la UCV a tomar cartas en el asunto, rechazando de manera categórica ese reglamento que atenta contra la autonomía universitaria, además de haber sido elaborado sin la participación de esta Facultad. Este decreto deroga estatutos y convenios con los que ha venido trabajando esta institución desde 1956, hoy se vulneran sus propósitos fundamentales de máxima eficiencia asistencial, investigación y docencia.

Con este nuevo zarpazo se le da a la asistencia médica y a la academia un golpe más que evidencia la necesidad de caos y destrucción que tiene este régimen y que por sobre todas las cosas, necesita para seguir avanzando en su fracasado sistema.

(*) Miembro de Expresión Libre



blog comments powered by Disqus